Saturday, July 29, 2006

 

la negrita marroquí


La primera vez que me acosté con la negrita marroquí, le pregunté si había tenido alas...

En un cuento japonés, Yoko y Suguío, dos primos adolescentes que se habían enamorado, sospechaban, mutuamente, que tenían alas: Sintieron entonces una fuerza diferente, fresca y viva, mezclada a la de la fuerza que producían los pasajeros, empujándose unos a otros en el tren lleno. Y sospecharon que se trataba de alas. Alas que se percibían ocultas y dobladas, y contuvieron la respiración, ya que hubo ahora en sus espaldas, que de cuando en cuando se tocaban, una profunda vergüenza demasiado sensible. Si aquella cosa oculta eran alas, tal vergüenza devenía razonable: en nuestros días, el poseer cosas sagradas como las alas es una razón más que suficiente para avergonzarnos. Y se produjo una sonrisa cosquilleante, pues tuvieron la sensación de que sus alas les cosquilleaban...

La negrita marroquí me susurró, entre irónica y triste, que había perdido sus alas cuando quedó atrapada en una red de prostitución: había viajado a España, con un amigo, a buscar trabajo. Y ocuparon el departamento, en Madrid, de unos supuestos conocidos de su acompañante.

"Al día siguiente de llegar, mi amigo desapareció del lugar y me encontré que allí vivía un hombre de etnia gitana, rumano, que me dijo que yo le debía dinero. '¿Dinero, de qué?', le grité. Me dijo que tenía que ir a un club y trabajar de puta para devolverle la deuda. Entonces me di cuenta de que mi amigo me había vendido", relató.

Consternados, decidimos, por los caminos que conducen a los sueños, recuperar sus alas. En los ratos libres que me dejaba mi labor de mesero y cuando ella también podía, escudriñábamos por las calles matritenses, por los parques y arboledas. Una vez, a orillas del sendero empedrado hacia unas luminosas fuentes, hallamos, semienterrado, el cadáver de un simio disecado. En otras ocasiones, catalejos rotos, calendarios antiguos, pañuelos con puntillas de oro y manchados de besos furtivos, imitaciones de dagas moriscas, eclipses, ópalos, lumbres de otros días...

En la tarde del 20 de julio, atendía, en el restorán, a un anciano matrimonio inglés. Fue cuando tuve una súbita revelación: amaba a la negrita marroquí. El tosido del inglés me retrotrajo a la realidad, porque los platos con bacalao a la vizcaína habían quedado suspendidos en el aire.

Me casaría con ella y le pediría que viajáramos al Perú. Allí terminaría, al fin, mis estudios de abogacía...

En un próximo anochecer de campanas y fandango, encontré a la negrita marroquí en Academia con Moreto. La invité al Café de Chinitas y allí le confesé mi amor y los deseos de irnos juntos a mi país. Nos abrazamos como nostálgicos viajeros en un páramo azul y, ahora, con la complicidad llena de estrellas de los que buscan su destino. Llevé una fotografía suya a un falsificador de pasaportes y adquirí dos pasajes aéreos sin retorno.

La noche antes de la partida, palpé en su espalda de ébano dos muñoncitos de alas...


------------

(Dedicado a Fortunata)

Comments:
Que bonitooo :-) nunca es tarde para hacer crecer alitas y las que nacen desde el corazón y los sueños son invencibles :-)
Besitos Mentecato :-)
 
hermoso, deja sabor a nostalgia y momentos vividos a plenitud
muchas veces nosotros mismos ayudamos a que esa alas se vuelvan a recuperar...
esa negrita...necesitaba esa alas para seguir volando con la vida
mi querido amigo gracias por tus saludos, la verdad que abrazo a la vida igual, con todo entre lagrimas y sonrisas me aferro a seguir
y mis alas se recuperaran y volveran a volar
besitos y que sea un bella semana
un abrazo



besos y sueños
 
Dulces alas alimentadas de esperanza.

Saludos
 
Pues debiste hablarme antes, mucho antes...porque has cometido el delito de privarme de tus letras.
Por esta dura razón y en vista del delito cometido te condeno a mi presencia sostenida en estas páginas...y a pagarme con esta misma prosa de delicado encanto y exquisita factura.
(Qué hallazgo de magia bajo las piedras!, no te perdono)

Mi beso de opio te dejo de igual modo, es mi marca.
 
Qué cuento tan hermoso Mentecato. Qué impecables alas te ha dado la Musa.
Y me alegra que hayas vuelto por fin.
Abrazos grandes.
 
Querido Mentecato que bella historia...paseando por el Madrid de nuestros pecados..... tuvo suerte de que le salieran alas...es algo que hace el amor.... Pero a veces es el deseo de volar alto alto sin que nada se interponga entre tus sueños...(Recuerdo el post) Las alas hay que mantenerlas en secreto producen mucha envidia y algunos se empeñan en dañartelas.... hay que cuidarlas y protegerlas con esmero cada noche.
Mil gracias por dedicarmelo.
Hay una pelicula de un director español Fernando Leon "Princesas" que trata del tema...es fantastica, muy literaria y muy cuidada si tienes oportunidad de verla (Quiza puedas descargarla...)no te la pierdas.
!Que rico el bacalao a la vizcaina!
Muchos besos.... y alegria de poder leerte nuevamente.
 
Y fueron felices, comiendo perdices. Un hermoso cuento. Abrazos.
 
Las alas son la perla que el grano de la realidad hace crecer en todos nosotros. Bonita historia. Un abrazo.
 
mi bello amigo
darte las gracias, muchas gracias por ese regalo, esos triges me cuidaran y las islas de nubes ayudaran a cobijarme y protegerme como una gran armadura...la mano me guiara entre esas murallas resplandecientes
y luego volare...palabra de amiga
mientras tanto sigo...tomando fuerzas y buscando cada dia un nuevo dia...
abrazando el invierno y la cordillera, el sol y dejando volar recuerdos en el viento que se vayan lejos
mi abrazo con mucho cariño amigo
gracias
besitos y que mañana sea un bello dia


besos y sueños
 
Sencillamente delicioso...

Besossssss, mentecato alado!
 
amigo te deje una invitacion en Solo Sueños mios...
besitos, es una invitacion por la paz del mundo
abrazosssssss y gracias



besos y sueños
 
Hace mucho que no te venia a ver...perdon estoy tarde, pero estoy. Que lindo cuento, el amor siempre llega de cualquier forma posible, no importa como, tal vez como una negrita marroqui o tal vez como un angel

Solo debemos arriesgarnos y tomarlo...y despues vemos. jaja

Un beso grandisimo, que suerte que me visitaste.

Precioso como siempre

Petra
 
paso a dejarte un abrazo y que sea una linda semana


besos y sueños
 
mil gracias por tus saludos, tu amistad basta para seguir cobijando un alma que vuela en Sucesos
mi abrazo grande y que estes muy bien, besitos amigo abrazando el horizonte y buscando sueños
un lindo dia martes


besos y sueños
 
aló mentecato!

uy pero qué bella historia.

será que todos tenemos alas, pero necesitamos el estimulante necesario para dejarlas salir?

lo bueno es que a la negrita marroquí le salieron n_n

besos y abrazos!
 
eres un bello amigo, mi abrazo y gracias tu compañia y palbras siempre hacen bien
en un dia de invierno en el que invade todo muchos cariño y mil gracias
besitos y cuidate

que la vida te sonria en plenitud


besos y sueños
 
A mi me salen alas por las noches




cuidt
*Riana
 
Pues yo conozco a una huerita mexicana que aún conserva las alas...

Me encantó de veras tu cuento.

Abrazos.
 
¿Qué paso de los planetas esmeraldas? mis ecos se quedan suspendidos en el aire sin voz y sin montaña.....
 
hola , me podrias decir el autor de el cuento japones que citaste en el principio de tu cuento? por favor por favor allidasep2003@hotmail.com .Muy bueno tu cuento!
 
Qué pequeño es el mundo no?.
Saludos
Reactivaré el blog muy pronto ...
 
El autor es Yukio Mishima (o Mishima Yukio)

Altamente recomendable :)
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?