Sunday, September 24, 2006

 

ectabana

La luz del alba en Ectabana, ciudad de la antigua Persia, cayó con claridad de seda sobre la bella desnudez de los jóvenes amantes. Las manos conservaban ardores, afiladas caricias, humedades níveas, sales y gemidos de oscuras tormentas...

Las armas yacían aún ensangrentadas a los pies del lecho. La ira del dios de las batallas todavía provocaba torbellinos y lameduras de la muerte en el aire y ululaban, metálicos y atroces, los graznidos de los cuervos.

Alejandro contempló a su amante, y recordó el día que lo conoció en casa de Aristóteles. Inmediatamente se hechizó con el muchacho rubio y desde entonces fueron una pareja inseparable. Y ahora en Ectabana celebrarían las fiestas veraniegas...

Un bocinazo lo retrotrajo a la conciencia. El oficial de policía John Hofman hacía dos noches que no dormía y ahora manejaba a un accidente carretero. Al llegar al sitio del suceso, vio, entre los fierros retorcidos, un muchacho rubio idéntico al que había contemplado en la semiinconsciencia de un rato atrás.

Dispuso cumplir con el procedimiento y regresó a casa. Su esposa y los niños dormían. Preparó un martini seco y leyó en el Salem news, sección internacional, el asesinato de una monja enana en un monasterio del sur de Italia. Habían encontrado su cadáver desnudo sólo con medias de nailon de un raro color azul. Se especulaba que los autores eran rufianes de la zona a los que la monja enana pagaba por servicios sexuales...

El último sorbo del vaso ahondó el llameante sendero garganta abajo. Y se durmió.

La batalla anterior le había dejado una pequeña herida en el pie y Alejandro se hizo llevar hasta la fuente próxima para lavarse y cubrirla con ungüentos.

En la tarde, le avisaron que Hefestión, su amante, ardía en fiebre. El doctor que lo atendía le aseguró que el estado del paciente era gravísimo...

Se dice que Alejandro Magno yació sobre el cuerpo de Hefestión un día y una noche hasta que finalmente hubo de ser separado del mismo por sus amigos. Durante tres días más, permaneció mudo, llorando, sin probar bocado. Y cuando por fin se levantó fue para raparse el pelo y ordenar que se retirasen todos los adornos de la ciudad. Prohibió cualquier música y ordenó que todo el imperio realizara funerales. Después despachó mensajeros al oráculo de Amón en el oasis de Siwa, en Egipto, para pedir que se le concediesen honores divinos a su amante muerto. El cuerpo de Hefestión fue embalsamado y transportado a Babilonia para proceder a su quemado en una pira funeraria. Poco podía imaginarse Alejandro Magno que la misma Babilonia sería su última etapa. Se vio obligado a permanecer allí durante los tórridos meses del verano, con sus plagas de mosquitos, enfermó y murió rápidamente. Sólo contaba con 33 años de edad.

El dios del tiempo tiró los huesos a la suerte y sonrió con crueldad...

Comments:
Sentada frente al policía que bebía su licor a sorbos logré concentrarme en la profundidad de sus ojos milésimas de segundos antes que cayera en su ensueño, de modo que no me fue difícil viajar en su profundidad con banda sonora de canciones brasileñas y tucanes danzando en mi cabeza que me alzaron en vilo hasta Ectabana donde se tejió la historia de los amantes desquiciados.
Tú has hecho que mi amor por las letras alcancen límites no definidos hasta lograr sentir que
la vida en este momento tiene los dulces ojos de un camello, del que me has hecho ver...

Quizá también para mi sea esta la noche en que mis viejas heridas hayan quedado al fin lavadas y piense solo y únicamente en ti.

Besos de opio Mentecato, se le espera.
 
(Cuando puedas me escribes al mail)
 
Conmovedor texto, sobre todo por el juego con la historia. Siempre la duda entre los límites. Espacio, tiempo, leyenda, acontecimientos reales, ficción, y, un personaje que sufre tan hondamente como ama. Y vive todavía.

Abrazos.
 
Los elegidos de los dioses mueren jóvenes. Excelento texto. Abrazos.
 
Alejandro se entrego con la misma pasion que en la batalla al amor y mas tarde a la desperación, que le hizo nublarse el juicio y desoir los consejos de sus astrologos que le desaconsejaron dirigirse a Persia donde lo unico que encontraria era su propia destrucción.
¿Es nuestro destino el que nos impulsa con fuerza a seguir los dictados del corazon y desoir a la razón?
¿Es el impulso del deseo que nos lleva estados de pasión delirante hasta destruirnos por completo?
¿Es que una vez conocida la unidad con el amado ya todo lo que no sea eso carece de importancia?
me encantan estos viajes entre presentes y pasados
Un abrazo bañado en diafana luz del otoño
 
Pues serás un mulo anciano pero eres también la luz que por estos días ilumina mis ímpetus de escribir y de leer y bueno, poco a poco este mentecato va dejándose ver tras el antifaz y son los colores de mi máscara los que efervescen sin más...
Y te imagino, te imagino con las hojas de mis tres últimos escritos al aroma de tu sopa, con tus manos firmes de estridente camaleón, con los ojos algo intrigados ante la aparición de una amapola de tantas bajo una luna opiácea de un Septiembre que aún no acusa recibo de primavera...y sonríes.
Quién será esta niña de pelos dorados que se me aparece insolente en medio de mi otoño boreal destilando versos que pretenden pasar desapercibidos...
Mi mentecato (a estas alturas ya me adjudico propiedad)sonrío humildemente ante la fascinación de tu hallazgo, me inclino ante tus letras y te beso reverente.
 
como siempre escribiedo de maravillas
te desafio a que escribas un libro
te aseguro que ya tienes muchas personas que comprariamos tu libro
te dejo un abrazo bien grande y que estes muy bien
besitos y cuidate


besos y sueños
 
He contestado tu mail
 
mi querido amigo, como estas?
ojala que todo bien
yo voy mejor, esperandopoder ir a mis oadres unos dias a Constitucion y ver el mar, ya me hace falta
gracias por tus saludos, tu escribes maravillos
te dejo besitos y deseo que estes bien
una bella semana
cariños grande amigo, mi abrazo


besos y sueños
 
uiii amigo te voy a dejar mi correo
me alegra que tu tambien viajes, yo creo que voy por un par de dias, ya que mi madre no se encuentra bien y quiero verla
mi correo es: nocturna2004v@gmail.com
ahora si viajo en esa fecha seria maravilloso, pero yo creo que voy la proxima semana, la verdad que todo depende del medico
yo tambien extraño ese bello paraiso
te dejo besitos y que tengas una linda semana
un abrazo grande


besos y sueños
 
wow, qué bien escribes. La ubicuidad se me asoma a la cabeza...
 
te respondere en correo, amas esa tierra que increible
amigo, te dejo esta invitacion donde escribo poesias por otras personas
ahi estoy con mi nombre
http://escuridaonoite.blogspot.com/
ojala puedas visitarlo, estoy ahi desde el año pasado, ademas ahora cambio de look y esta muy lindo
besitos y gracias


besos y sueños de Freyja
 
En algún atardecer de Oriente...flota aún el perfume de esa pasión.

Mi abrazo para el escriba.
Nestor
 
Estas tus dobles tramas, siempre tan interesantes, cautivadoras y que nos dejan ese deseo de querer seguir leyendo. Hay un cuento de Julio Cortázar: La noche boca arriba, que te recomiendo leer si aún no lo has hecho.
 
gracias amigo por tus saludos en Escuridao
te dejo besitos y que todo salga bien
un abrazo


besos y sueños
 
me quedo pegada en el final, el dios del tiempo sonriendo con crueldad... ¿puede el tiempo engendrar maldad?
 
paso a dejarte un abrazo grande y que sea una linda semana
besitos y cuidate


besos y sueños
 
This comment has been removed by a blog administrator.
 
¡¡¡Qué diablos está pasando con la monja enana!!!
 
Durante los dos primeros párrafos me sentí como leyendo a Ítalo Calvino. Qué nostalgias. Gracias por llevarme de vuelta a la escritura en la que las ciudades y sus habitantes son un mismo acople. Como con Durrell, como con Kundera.

Abrazos del cronopio.
 
Hermosa historia. ¿Cuántas veces caerá sobre nosotros esa cruel sonrisa del dios del tiempo? ¿Cuántas veces arderán en fiebre nuestros amores más inseparables? ¿Dónde moran los recuerdos que se esconden de la angustia de los días que vendrán? ¿Qué se llevan de nosotros nuestros ojos cuando apagan sus pupilas? No lo sé. Sólo sé que por un instante, al leer tu historia, creí comprender esas preguntas... Luego cerré los ojos y las respuestas se escaparon para siempre...

Quizás sea mejor así.
 
Estimado Fefo:

Por quizá qué artilugios no pude entrar en tu blog. Gracias por tus reflexivos comentarios.

Un abrazo.
 
Sí, Mentecato, era yo haciendo pruebas en el espacio intolerante del blog que se desarticula al menor exceso.

Abrazos.
 
me alegre mucho por tus saludos en Sucesos
si, quiero que la esperanza este conmigo
te envie un correo
te dejo besitos y que estes muy bien
mi abrazo con cariño



besos y sueños
 
Mentecato te he seguido la pista y dejé por ahí en el blog de Lila Magritte, mensajes para ti.
Quiero decirte que lo que escribes y los comentarios que haces son lejos lo que más me gusta.
Podrías hacerme una visita de estilo a mi blog.
Hasta pronto
 
Mentecato querido, que increíble que estemos en la misma sintonía y en la misma frecuencia.
Es fascinante la idea de la recreación que tienes pensada y me imagino que en tu cabecita de mentecato ya debe estar todo escrito ¿ me equivoco?
Muchas gracias por tus palabras.
Y aunque yo estoy segura de muy pocas cosas en la vida, esto sí que lo doy por cierto: no perderemos nunca el contacto.
Se despide de vuesa mercé
una admiradora de una mente mentecata y brillante
 
querido mentecato :
he leido muchas veces tu relato y , muchas veces , he quedado maravillado y mudo.

mudo, imaginando que esos tres sucesos, tan alejados en el espacio y en el tiempo quizás sean un único episodio simultáneo o que tal vez los unan vínculos de causalidad .

mudo, ( y asqueado) imaginando a la monja enana haciendo de las suyas.

mudo ,imaginando a Alejandro negándose a aceptar la muerte de su amante .


abrazos
 
Querido Mentecato, vengo solo de visita a dejarte un abrazo inmenso.
 
La verdad es que yo no me conformo....quiero leer tu versión de "la monja enana"....(Aunque Dr Vicious haya destripado la historía) sigo deseando ver el original. De hecho lo necesito. Si lo haces habrá premio.

Besos llenos de sucedaneo de mar con sabor a cloro y agua de piscina.
 
Anduve en el carnaval de Venecia y no te encontré Mentecato!¿Dónde estabas?
Qué cuento notable!
Gracias por esta ofrenda que navega por el cosmos, y acaso llegue también a otros mundos de orugas y naves y mujeres ardientes, pesadillas y carnavales.
Un abrazo muy apretado

Ah, yo también espero "la monja enana"
 
Que disfrutes de estos días navideños y la felicidad, el amor y la salud llenen todos los días del nuevo año.

Besotes
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?