Friday, October 23, 2009

 

el tiempo, ese viejo bromista desalmado


Hay un camino, trashumante, desde lo ignoto de los siglos. Y la transformación eterna de las cosas: cataclismos, fantásticos animales en mares que ardían, lentos perfumes desde el fondo de la tierra como serpientes hacia la luz, hermosas mejillas de luna que se convertían (y aún se convierten) en surcos y polvo, batallas con huesos triturados y cantos de victoria, energías en el metal para producir infinitas mercancías...

Por doquier, bailes y tálamos vertiginosos.

San Agustín cavilaba, asombrado, sobre el tiempo.

Se levantaban cartas astrales, las naves se guiaban por las estrellas y medían las horas.

En las esquinas de todos los espacios, cruentas conquistas, cruentos amores...

Y todo tenía que ocurrir: los milagros, los libros, el cine y sus espejismos que son un sempiterno girasol de sueños.

Las mismas cosas y tan diferentes cosas, una y otra vez.

Y ahora, casi al término de todos los siglos, con la esperanza aún en la punta de los zapatos, nos damos cuenta de que el tiempo, como dice Colombine, es ese viejo bromista desalmado que se empeña siempre en desajustar los relojes de cuerda...


------------


(A Colombine y a la magia de sus palabras)

Comments:
Si alguien se propusiera no escribir del tiempo, no podría escribir.
Salud y eterna amistad
 
muy hermoso tu texto.
gracias por enlazar mis palabras
y otra vez el asombro ,
el milagro de atravesar
continentes y océanos,
esta vez sin naves ni caballos.
 
Ese tiempo bromista de los recuerdos, los tiñe, los disfraza, los mutila, los pierde.

Cómo siempre, quedarán tus palabras tapizando el tiempo que va y el que viene.

Un fuerte abrazo
 
Preciosa dedicación.
Aquí en España hoy se atrasa una hora los relojes, y ya quedan pocos de cuerda....
Besos y amor
je
 
El tiempo graba a fuego,deja marcas indelebles en la historia de los pueblos y también en la historia personal.La memoria nos ayuda a que esas marcas permanezcan
y no olvidemos lo que fue y lo que marca nuestro presente.
Sin duda un pasado embellecido por tu poema.El tiempo pasa y los testimonios quedan incluso en los poemas.
Saludos desde Ñuñoa
 
El tiempo parece ser la excusa de los que siempre postergan todo hasta un momento más adecuado.

Ilusos aquellos que no saben que el Tiempo es una invención, por lo que no existe ni mejor ni peor.

Beso!
 
Ese desajuste es el que hace que las cosas sean las mismas pero diferentes.

Saludos
 
Un abrazo intemporal. marcos
 
Hace un par de años atrás, Damián, el hijo pequeño de una pareja de amigos, nos quedó mirando a todos los que nos encontrábamos en la reunión y con su cara muy seria nos dijo 'Se acabó el tiempo' y luego como si nada, siguió jugando.
En ese entonces Damián tenía 3 años, hablaba muy poco y mal se le entendía, pero lo dicho fue con claridad absoluta.
Yo le creí.
Vi trazos en la memoria de tu relato que están y desaparecen, da igual, el tiempo se ha acabado desde siempre, para gracia de todos nosotros, colgados en la supuesta mortalidad.

Un abrazo!
Natalie
 
Somos tan pequeños, tan ínfimos y nos creeos tan importantes. El tiempo y el mundo entero juega con nosotros mientras nos creemos sus amos. A veces siento que alguien nos está mirando, meneando su cabeza entre la compasión, la ira y la risa.
Bellísimo....
 
Como no hay tiempo para morir, busquemos el tiempo de vivir. Abrazos.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?