Saturday, September 11, 2010

 

quemé todas mis naves


Quemé todas mis naves.

Sepulté a mis muertos
con plegarias a dioses secretos
que algún día
dejaron de amarnos.

No quise mirar hacia las estrellas
para no evocar los hechizos
y los viajes
a través de todos los océanos.

Y no sé qué hacer con la luz de la eternidad
que centellea, esplendorosa, en mi corazón.

Comments:
Déjala brillar... su resplandor te permitirá volver a navegar, y mejor.

Un abrazo
 
Querido amigo, su magnífica poesía debe ser compartida...

Dígame cuándo irá a leer a nuestros Aquelarres.

Abrazos inmensos y me retiro conmovida por este gran poema.
 
Esa luz que nunca te abandonará porque iluminará siempre el camino de tus letras encantadoras. Abrazos.
 
La luz ya sabe
porqué está
y que te llevará a sentir..

Un abrazo!

Natalie
 
Qué no falten para tus días los rayos de sol, las flores, el cielo azul y ganas de vivir la vida con alegría.
Besos para ti, llenos de cariño.
mar
 
A la luz hay que seguirla, seguirla, ella sabe donde hay que ir.

Un abrazo

Luz
 
Preciosa esa luz que brilla en el corazón y no necesita de ninguna nave para surcar por las aguas de la libertad. Un abrazo.
 
Muchas veces no sabemos qué hacer "con la luz de la eternidad"que martillea en nuestros corazones.Escribir poemas parece ser una buena solución.

Saludos desde Chile
 
Gracias por tus palabras, hermano. Sigo en la brecha con la persistencia del viento. Abrazos.
 
La luz te lleva hasta estas bellas letras.
bellisimo.

te abrazo
MentesSueltas
 
No hagas nada. Lo más probable es que esa luz te indique el camino que debes seguir

Un beso.
 
Qué bello es descubrir poesías como esta. Te felicito por ella, y por todo el blog.
Cordiales saludos.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?