Thursday, March 10, 2011

 

una hermosa nube


La sirvienta que le franqueó la puerta tenía el rostro demacrado y triste. Lo guio hasta un saloncito de sillones de terciopelo oscuro. En ámbitos interiores de la casa, una mujer cantaba musicalizada por piano. Todo olía a extemporáneo y olvido. El paso de un carruaje lo puso en alerta. Después extrajo del maletín apuntes inconclusos, por años, de mitología antigua que entregaría a don Jacinto, su mentor en griego. Releyó el acápite 961: Las Euménides, lit. 'las benévolas', nombre dado a las Furias porque además del oficio de vengadoras tenían el de admitir la reconciliación de los pecadores arrepentidos. Eran tres: Alecto (implacable), Megera (envidiosa), Tisífone (vengadora de los asesinatos)...

Pasos endebles se aproximaron acompañados por el golpe rítmico de un bastón. Entró don Jacinto y se estrecharon las manos con sincero afecto. Su barba doctoral resplandecía de plata. Rememoró a su padre: "Hijo, yo partiría contigo, pero un viejo sería estorbo". Y se abrazaron. Una mañana, la carta de su hermana Elisa le comunicó que lo habían sepultado en las afueras del pueblo natal.

Don Jacinto agitó una campanilla. Al instante, entró la sirvienta con una bandeja de plata en la que traía la cabeza sangrante de una mujer con una expresión terrorífica. El joven cerró los ojos con horror. Sintió náuseas como en las trincheras. El chasquido de la tos de don Jacinto lo obligó a tener visión: en la bandeja de plata había dos copitas de licor translúcido. Y brindaron por el término de la guerra.

Más tarde, acodado en las barandillas del barco, observó que los niños migrantes corrían por la cubierta incansables.


-----------------


(En Chile, mi abuelo ofició de viajante de comercio. Después, compró viñedos en la Séptima Región. Un año antes de morir nonagenario, adquirió la costumbre de escudriñar el cielo.

-Abuelo, ¿qué buscas? -le inquirí.

Puso, con delicadeza, su frágil mano en mi hombro y sonrió:

-Busco una hermosa nube de regreso a mi lejano país y a mi perdida juventud).

Comments:
Tal como lo había escuchado. Veo que rehizo el entramado.
Un abrazo, amigo Mentecato
dr. Vicious
 
Ojalá adquiera la costumbre de escudriñar el cielo desde ya , así, de ese mismo modo.
 
Una hermosa y nostálgica pincelada del pasado. Abrazos, hermano.
 
Cómo llegaste a La Taberna amigo?
 
Bello e inquietante relato.

Saludos y abrazos mi querido amigo.
 
Querido Amigo:
En forma deslumbrante, has ido engarzando con destacada inspiración, algo que tiene un toque mágico y es difícil normalmente de alcanzar.
Tú lo has logrado, estrmeciste con tu relato (ficción) y al mismo tiempo, enterneciste con su ensamble a la realidad (mis respetos por la memoria de tu querido abuelo)
Un abrazo
 
saludos enormes y siempre es placentero leerte
 
Hermosa nube y hermoso relato. Felicidades.
Siento lo de tu abuelo. Siempre pasa, por muy mayores que sean y aunque estemos preparados para ese momento; cuando llega es como si nos arrancaran un pedacito de nuestro corazón para siempre.

Un beso.
 
un texto como muy pocos, de una síntesis poética increíble. felicitaciones!
saludos
m
 
Paso a dejarte un abrazo, hermano mío. Estaré ausente unos días. Que andes bien. Abrazos.
 
Madame Bovary:

Todo es ficción. Pero el personaje es un hermoso anciano.

Un abrazo.
 
Hermoso.

Un abrazo.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?